Argentina debuta con victoria en la Copa América 2016

Sin duda, la baja de Leo Messi para el partido inaugural se antojaba bastante sensible, especialmente teniendo en cuenta el rival. Chile es una de las favoritas para alzarse con el título, sobre todo gracias a la columna vertebral del equipo, formada por Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Claudio Bravo.

En cambio, el cuadro albiceleste supo anteponerse a la ausencia del mejor jugador del mundo aprovechando dos errores del conjunto chileno para Ángel Di María y Ever Banega perforaran la portería rival. Curiosamente, estos dos jugadores se asistieron mutuamente en sus respectivos goles. Está claro que la mayor calidad y experiencia de los argentinos acabó por desestabilizar la balanza a su favor, y es que la pólvora que tienen en la zona más avanzada fue demasiado para el portero del Fútbol Club Barcelona.

El primer partido de un torneo como este siempre es complicado, pero el equipo chileno partió con mucha más tranquilidad de la esperada. Además, Alexis Sánchez ya lleva años demostrando en ligas tan poderosas como la italiana, la española y la inglesa que pertenece a la élite mundial. Los pupilos de Juan Antonio Pizzi pagaron muy caros los errores, pero por lo visto en el terreno de juego, tampoco se les puede descartar para el título, al menos si son capaces de reducir y minimizar sus errores.

Los jugadores argentinos mostraron un oficio que solo la experiencia puede dar. Una vez habían sumado los dos goles, fueron capaces de contemporizar el juego y dominar la pelota, con el objetivo de contener el empuje chileno, que buscó a la desesperada empatar el partido. Seguramente, la albiceleste se encuentra muy motivada ante la posibilidad que se les presenta en esta edición, muy especial por el centenario que se celebra. Y no hay que olvidar que en medio siglo solo han conseguido alzarse con el título en dos ocasiones (1991 y 1993) de diecisiete intentos. Precisamente, este partido nos recordaba la final del año pasado, en la que Chile celebró el primer campeonato de su historia pasando por encima de los argentinos.

Nadie puede poner en duda el valor que tiene Lionel Messi, y las posibilidades de su selección pasan porque acabe recuperándose con éxito de la lesión de cadera que le impidió participar en el debut. De todos modos, este es un torneo largo y no hay que apresurar los plazos. Todos sabemos que “La Pulga” es un animal competitivo, y lo ha demostrado en repetidas ocasiones a lo largo de su carrera. Las ganas por defender la camiseta de su país no se pueden poner en entredicho, así que muy mal se tiene que estar sintiendo para no forzar la máquina. Por el bien de la Argentina y el espectáculo, esperamos poder volver a verlo en el terreno de juego a la mayor brevedad posible. Aún quedan dos partidos de la fase de grupos: Panamá el sábado y Bolivia el miércoles. Es posible que esta victoria inaugural le dé un poco de oxígeno a los servicios médicos y que entre todos lleguen a una entente para reservar al jugador hasta la fase final, cuyos cuartos de final tendrán lugar el 19 de junio. Como reza el dicho “más vale prevenir que curar”, y es que una recaída podía privarnos de Messi para los encuentros decisivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *